Agile Nomad

La gestión Agile
y la Liminalidad

Liminalidad. Del latín “limen”, límite, frontera… Hace referencia a esas zonas/estados donde una cosa está transicionando a otra. zona/estado donde una cosa no ha dejado de ser lo que era pero que tampoco es la cosa que va a ser. Para rematar; zona/estado de transición.

 

Y… ¿Por qué es importante la gestión de la liminalidad en Agile?

 

Partamos de la premisa de que Agile facilita la resolución de lo que conocemos como problemas complejos. Sus marcos y sus prácticas ayudan a gestionar y operar bajo realidades y retos complejos. Y entendemos problemas o retos complejos como aquellos que a día de hoy todavía no están del todo resueltos y donde no hay referencias previas a las que acudir.

 

El problema comienza cuando uno echa la mirada hacia atrás -en términos académicos- y analiza los estudios y los contenidos que ha recibido y ha estudiado. Mayoritariamente, incluso únicamente, estos contenidos junto con sus procesos de aprendizaje eran saber, conocer y memorizar (a veces entender) cientos y miles de maneras bien diferentes de hacer y de saber resolver problemas que ya estaban resueltos y que uno no sabía resolver hasta momentos antes de que de que se diera esa transferencia de conocimiento, o bien vía profe alumno o vía libro alumno.

 

Y esto los lleva a que los problemas o retos complejos, con total garantía, tendrán respuestas más allá de los contenidos estudiados. Requerirán una mirada muchísimo más ampliada, extendida y conectada con otros muchos campos hasta ahora no vinculados ni relacionados.

La capacidad de conectar elementos y realidades hasta ahora no conectadas requiere, de partida, ser capaces de establecer hipótesis. De romper con algo muy nuestro que es defender nuestra rigidez mental construida sobre nuestras propias certezas; “el mundo es así porque así lo veo y así lo entiendo y así lo expreso”.

 

Las Hipótesis obligan. Obligan  a aprender más allá de los conocimientos previos y adquiridos antes de la hipótesis. El cómo interactúan esas realidades cuando confluyen, cuando “se juntan y se tocan y se condicionan e influyen las unas a las otras”. Ese es un aprendizaje que suma y flexibiliza nuestra rigidez mental.

 

Las hipótesis son maravillosas puertas al aprendizaje.

 

La experimentación así como la exploración son procesos críticos y

necesarios a la hora de responder a las hipótesis planteadas.

Esa capacidad de las hipótesis de cuestionar es crítica y fundamental cuando no sólo se despliega e implanta Agile sino, principalmente, cuando se Gestiona Agile.

 

La gestión de la agilidad y, por ende, la resolución de problemas complejos, se expresa fundamentalmente en la máxima liminalidad. No hay más que mirar a nuestros contextos con cierta amplitud y distancia -hablamos en términos de empresa, aunque bien podría extenderse a lo social-, para ver la cantidad de retos a los que se están enfrentando las organizaciones y que no están resueltos. Retos emergentes, que no recurrentes, muchos de ellos derivados del exponencial crecimiento en el desarrollo e incorporación de la tecnología al mundo laboral.

 

La cantidad de problemas complejos a los que se están enfrentando las empresas es enorme y va a muchísimo más.

 

Y… ¿Qué podemos hacer?…

 

Una primera idea que debemos de contemplar y considerar, por ser esta muy contra intuitiva, tiene que ver con la “incomodidad”, es decir; la gestión de la liminalidad, la gestión en esa zona de transición, requiere en gran parte saber gestionar ese sentimiento de incomodidad. No podemos olvidar que la incomoda así como el dolor, es algo que nuestro cerebro evita a toda costa porque está “programado” para ello. La gestión de la incomodidad es pelear contra nuestra propia naturaleza humana. Huimos y evitamos la incomodidad como si de la misma peste se tratara.

 

Y, a su vez, no podemos olvidar, que no es una cuestión de evitar la incomodidad, porque eso no se va a dar, no va a suceder. La incomodidad nace de algo, que si bien no es tan evolutivo sí lo es en términos de aprendizaje social y que está bien presente en la mayoría de los contextos actuales; el elevados niveles de incertidumbre existentes.

 

Podríamos entonces concluir, que hemos aprendido a evitar la incertidumbre buscando y construyendo obsesivamente contextos caracterizados por la tan anhelada certidumbre ya que gracias a ello obtenemos comodidad, y sin embargo, a fecha de hoy -y ahí está la paradoja-tenemos todo lo contrario; contextos caracterizados por la incertidumbre que generan niveles estratosféricos de incomodidad.

 

Menudo panorama… SOS…

 

Un punto crítico y necesario, no único, pero sí fundamental, tiene que ver con trabajar y desarrollar correctamente los procesos y las palancas creativas.

 

La creatividad es condición necesaria aunque no suficiente para resolver problemas complejos. Fuera de la liminalidad no hay creación alguna. Es en esa zona de transición donde más creación existe. Lo podríamos decir más alto pero no más claro: En la comodidad, en el mundo conocido, no hay creación alguna.

 

Todo lo que tiene que ver con el desarrollo creativo, así como con la incomodidad y la gestión de la incertidumbre, es terreno fértil y bien abonado en términos de liminalidad.

 

La liminalidad puede parecer una especie de constructo abstracto y de relativo poco interés, pero en realidad es donde las cosas pasan y se crean de verdad. Donde las cosas importantes suceden y donde las grandes transformaciones adquieren vida.

 

Con todo ello, la creatividad, lejos de ser algo estético y/o artístico, tiene mucho que ver con ser funcional cuando el resto ha dejado de serlo.

 

La idea fundamental Aqui de vincular la gestión de la liminalidad y Agile es que si queremos crear respuestas nuevas y funcionales a retos no resueltos usando marcos y prácticas ágiles, tenemos que entrar en ese espacio liminal, en ese espacio de la incomodidad, en ese espacio donde no estamos cómodos y donde no sabemos qué va a ocurrir.

 

Ese espacio donde el trapecista suelta el trapecio y todavía no a agarrado el otro trapecio. Ese momento sin agarres. Porque esta metáfora es algo que está ocurriendo en muchas empresas que se ven abocadas al cambio y a la transformación.

 

Transformación de dejar de hacer lo que ha funcionado y ya ha empezado a dejar de funcionar y abrazarse y aceptar un diferente proceder que intrínsecamente genera altísimo niveles de incertidumbre e incomodidad.

 

Las compañías capaces de gestionar ambas fuerzas contradictorias, serán capaces de responder a las hipótesis planteadas generando valor.

 

Receta: Hipótesis. Creatividad Funcional y Aprendizaje Continuo.

Mas información: 

Que es la liminalidad?

Síguenos en LinkedIn